Gastronomía de la Vera: rosas extremeñas, un dulce tesoro

gastronomía flores floretas extremeñas

Gastronomía de la Vera rosas Extremeñas

La Comarca de la Vera esté llena de lugares increíbles, pueblos con encanto y tradiciones que no solo llaman la atención, sino que también son un regalo para el paladar. En nuestro blog ya hemos hablado de varios platos típicos que puedes disfrutar cuando vengas a visitarnos, y hoy volvemos a sacar el libro de recetas tradicionales de la Vera para hablar de las rosas extremeñas, un delicioso dulce que es más que una simple golosina.

Y es que la Comarca de la Vera tiene una larga tradición repostera, con recetas que han pasado de generación en generación, con aromas y sabores que invitan a celebrar el momento. Hablemos de este rico dulce con forma de flor.

Un viaje a través del tiempo

gastronomía de la vera rosas extremeñas

Las rosas extremeñas, también conocidas como floretas o flores extremeñas, tienen un origen que se remonta a hace muchos siglos. De hecho, no hay un registro concreto que indique con certeza cuándo se empezaron a elaborar, aunque la creencia más extendida es que fue en la Edad Media, y que se trata de un dulce conventual, donde se sabe que han salido muchas recetas tradicionales. Se cree que las monjas utilizaron ingredientes básicos como la harina, los huevos, la leche o el aceite para crear este rico manjar.

En cualquier caso, la popularidad de las flores extremeñas se extendió con rapidez durante los siglos XVI y XVII, convirtiéndose en un símbolo de la gastronomía regional. No había fiesta en la que no se sirviera este postre, en especial en bodas y durante los carnavales, por lo que también reciben el nombre de flores de carnaval. La receta pasó de los conventos y monasterios a las cocinas de las familias, donde cada una tiene su propia manera de preparar la masa.

Una receta que conquista corazones

gastronomía de la vera floretas extremeñas

Una de las claves del éxito de las rosas extremeñas es que combinan ingredientes sencillos con una técnica muy precisa, en la que es imprescindible contar con un molde en forma de flor. La masa, a base de huevos, harina y miel junto con otros ingredientes “secretos” de cada familia, se fríe utilizando el molde, que antes se ha metido en aceite hasta que está muy caliente.
Cuando tenga la temperatura deseada, se sumerge en la masa y se deja unos segundos para que se adhiera una buena cantidad. Después, se vuelve a meter el molde en el aceite, y cuando la masa se despega se deja que se fría dándole una vuelta. Se repite la operación hasta que ya no quede masa. Cuando se sacan del aceite, se suelen cubrir con una capa de canela y azúcar o se bañan en miel, combinando a la perfección el crujiente con un gran dulzor.

Además, las flores extremeñas son pequeñas obras de arte comestibles, que decoran las mesas antes de disfrutar de su sabor.
La verdad es que las rosas extremeñas son más que un postre. Son un tesoro gastronómico que forma parte de la identidad de la Comarca de la Vera, donde la tradición y la creatividad se reflejan en la estupenda cocina que tenemos.

Las rosas extremeñas, un dulce legado

gastronomia de la vera

Cuando vengas a alojarte en las Cabañas de la Vera, nuestras casas rurales en Cáceres, no puedes dejar de probar la estupenda gastronomía local. Y por supuesto, las deliciosas rosas extremeñas, que además son un bonito recuerdo para regalar. Es verdad que no se van a colocar sobre una estantería para exponerlas, pero sí que van a dejar un grato recuerdo en la mente de quienes las prueban, igual que el que se graba en la retina de quienes visitar la Comarca de la Vera.

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hola! ¿Te puedo ayudar?